Jorge Luis Borges

Posted on 14:11 by Tres Libras | 0 comentarios

Sí. Borges... Borges me hizo compañía
cuando estaba fuera de acá...
Lo leí en noches de paz, y ahora,
en la tormenta, susurra otras verdades.


Jorge Francisco Isidoro Luis Borges fue un escritor nacido en Buenos Aires en 1899 y muerto en Ginebra en 1986. Más no voy a decir, no voy a hacer una "reseña biográfica" por el simple hecho de que es bastante conocido y es fácil encontrar cosas de su vida, su vida normal, cosas como "su infancia-su pasar-sus amoríos-su posición política-su ceguera-etc,etc,etc...". Lo importante de él, es su obra, y en mi caso, cómo afecto en mi vida o puede afectar en la tuya.

Desde que leí por casualidad el soneto "Ajedrez" hace siglos ya (es lo que parece en mis tiempos relativos), hasta que un amigo me pasó una copia mal impresa del Aleph, quedé asombrado por como alguien puede mezclar el intelecto atroz y el detallismo casi al punto enfermizo, con la nostalgia y el dolor por la experiencia adquirida, ya tardía e inútil. El siempre se vio como "un juguete del destino" (tal vez porque le gustaba mucho Shakespeare), como a merced de los designios de un Dios, que, según su lógica, estaba manipulado por otro mayor y así hasta el infinito ("¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza de polvo y tiempo y sueño y agonías?"). El dijo: "La puerta es la que elije, no el hombre"... cuanta razón tenía. Su esperanza era la sucesión y el olvido, perderse en sus sueños, en el oro de los tigres de su niñez, que nadie pudiera recordar a un tal Borges que intentaba escribir pero era más que nada un buen lector. Juguete del destino, hoy sigue siendo recordado y lo será mientras siga el curso de la historia. Su Dios lo quiso así...



Este párrafo me motivo a empezar a escribir, cambio algo en mí, y aún no había perdido nada. Es el comienzo del cuento "El Aleph":


“La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos rubios; el hecho me dolió, pues comprendí que el incesante y vasto universo ya se apartaba de ella y que ese cambio era el primero de una serie infinita. Cambiará el universo pero yo no, pensé con melancólica vanidad...”


El universo sigue su curso destructivo y renovador, yo hoy, al igual que Borges en aquel tiempo, permanezco congelado, ajeno al cambio, victima y victimario de mi propia alma. A merced de los caprichos del destino, a merced de mí y mi inmovilidad suicida.

por 3libras


Jorge Luis Borges | 1899-1986




Acá, les dejo dos poemas de él.. dos de los que más me gustan:



1964


I

Ya no es mágico el mundo. Te han dejado.
Ya no compartirás la clara luna
ni los lentos jardines. Ya no hay una
luna que no sea espejo del pasado,

cristal de soledad, sol de agonías.
Adiós las mutuas manos y las sienes
que acercaba el amor. Hoy sólo tienes
la fiel memoria y los desiertos días.

Nadie pierde (repites vanamente)
sino lo que no tiene y no ha tenido
nunca, pero no basta ser valiente

para aprender el arte del olvido.
Un símbolo, una rosa, te desgarra
y te puede matar una guitarra.

II

Ya no seré feliz. Tal vez no importa.
Hay tantas otras cosas en el mundo;
un instante cualquiera es más profundo
y diverso que el mar. La vida es corta

y aunque las horas son tan largas, una
oscura maravilla nos acecha,
la muerte, ese otro mar, esa otra flecha
que nos libra del sol y de la luna

y del amor. La dicha que me diste
y me quitaste debe ser borrada;
lo que era todo tiene que ser nada.

Sólo que me queda el goce de estar triste,
esa vana costumbre que me inclina
al Sur, a cierta puerta, a cierta esquina.



Ajedrez (II)


Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?



-Lean Borges... merece al menos la inquietud. Adiós.... 3libras-

For beauty is...

Posted on 20:58 by Tres Libras | 0 comentarios

"Pues la belleza no es sino el comienzo de lo terrible,
lo que somos apenas capaces de soportar,
lo que sólo admiramos porque serenamente desdeña destrozarnos.
Todo ángel es terrible."



Es un poema que leí. Pertenece a Rainer María Rilke... y me dejó maquinando... [“Todo ángel es terrible.”] Cuantas cosas terribles comienzan con algo plenamente bello... Lo sublime, la embriaguez que produce, y su triste relación con los finales poco recomendables. A pesar de que sé, y no me molesta el precio a pagar, porque lo vale, no puedo dejar de lado la filosofía (barata bien barata) en la que me mete pensar en esos “ángeles”... ¿Qué es bello para mí? ¿Dónde está el comienzo de mi “terror”? ¿Qué califico de sublime? Pienso... y caigo de cabeza en la enumeración, una enumeración que seguro no tiene nada que ver con la tuya, o se toca en ínfimos puntos... “Bello”... Bella para mí es una mañana luego de una noche ideal, un abrir los ojos y recordar solo haberse sentido bien; despeinado, un cigarrillo y el tema que más me gusta de “ese” disco. Cuando el día comienza, la mañana de esos días que realmente comienzan. También puede ser una tarde en una plaza, una charla, un transcurrir en el que el tiempo y las acciones no tienen más remedio que inclinarse a mejorarlo todo... y sublime, sublime es que en ese dialogo no nos ponga incómodos decir lo que nos pone incómodos... Bello es cuando te miran y ven más allá de la barrera corpórea, cuando tocan tus palabras, es bello que te escuchen realmente y tener ganas de escuchar lo que dice el otro. Sublime es ir sin rumbo, caminar sin tener que llegar, solo por el hecho de caminar... Un gesto, una acción fraternal de alguien sin lasos fraternales, un “cuidate” sincero, un abrazo, una mirada de entendimiento y no decir más nada... Bello es que adopten tus formas, el mimetismo, verte en las formas del otro, y ver al otro en formas que te salen sin que te des cuenta... Una sonrisa nerviosa ante algo que te gustó mucho. Decir lo justo, ni más ni menos. Bello es que te regalen exactamente lo que querías, aún sin ser lo que realmente querías... solo querías que ese alguien te regale algo. Sublime es que un par de mates te puedan calmar solo por ser cebados por la persona correcta... algunas manos en el hombro que pesan más que otras... y dos pares de pies que sincronizan perfecto sobre calles hostiles. Bello es el silencio respetuoso y llorar por algo que valga la pena... una broma del destino, una lluvia en el desierto... las extrañas coincidencias, el tiempo uniendo gente en el tiempo y de la forma más indicada... ver la mano superior en ciertos errores, cosas equivocadas pero absolutamente hermosas... sublime es esa letra, ese poema, ese cuento que parece escrito para vos... Sublime es el mundo que me hace más y más horrendo... el sol... la niñez... la inclinación al laberinto aun inocente y pura... bello es ver que todo siguió igual de bello luego de mi muerte... que mi oscuridad es intrascendente... que nada puedo hacer contra esa corriente creadora y destructora de la vida... Sublime es todo lo sublime que delata más mi terror... amar el mundo desde la oscuridad es saber bien lo que es amar. Vivir todo eso, sobrevivirlo y contarlo desde lo “terrible”... el nudo en la garganta que lo hace valer el doble... Amar el odio... amarlo mientras odia más.

Cuanta razón tenía Rilke al decir que todo ángel es terrible... pero necesito y gusto de esa belleza siempre apunto de destrozarme... un precio que volvería a pagar sin duda alguna por verla, sentirla viva en mí una vez más...


"Bello"... bello es como hilando, todo toma un sentido trágicamente bello.



3libras



Rainer María Rilke | 1875-1926

Cangrejos

Posted on 16:28 by Tres Libras | 0 comentarios

“La ciencia aún no nos ha enseñado si la locura
es o no lo más sublime de la inteligencia..."
-Edgar Allan Poe (1809-1849)-



La lluvia tintinea sobre la tapa de mis sesos, un barco de papel higiénico pasea por mis venas (no tardará en hundirse) y mi pulso se acelera con cada rayo que golpea otro rayo y a otro rayo... Lejos, muy lejos: mi corazón... afuera quizás... afuera hay sol, yo estaría ahí si pudiera. A todo esto (mientras o durante. Elijan, poco importa), en plena orgía: cangrejos (miles), destruyen con sus pinzas un tema de Nirvana que intenta sonar de fondo. ¡Malditos bichos sordos! les encanta verme llover... Se arrastran, caminan de revés, se aparean, mienten para poder seguir apareándose. Pulsión de asco mientras espero el alivio; naturalmente, me dejó y se fue. ¿Quién se quedaría en medio de una tormenta eléctrica? ¿Quién sería tan valiente, en pleno amor, en absoluta devoción y cuidado, como para no esperar a resguardo el final de la tempestad y arrojarse a mi rescate? “Solo un loco, hijo, solo un loco...” (Creo oír a mi abuelo diciéndomelo a través del castañeo de los crustáceos que devoran mi paz. ¡¿Es que nada los conmueve!?) Me prendo un cigarrillo, intento volver en mí, a mí... ¿Sobre mí? ¡Dios! Ni yo sé donde estoy... Kurt grita: “Sabés que tenés razón [1]”, una y otra y otra vez... Me pierdo en el verso, y así estoy, perdido en la pérdida, se que suena redundante, traten de imaginárselo. El cigarrillo termina muriendo solo y olvidado en el cenicero, no importa, era solo otra droga, lo que más me duele de las drogas, es que su efecto acaba por terminarse y el cariño que siento por sus mentiras; un dulce arrullo de ansiolítico abandonativo en mi pecho... y... sigamos... [2] Eludir, evitar, evadir, se que suena más fácil de lo que es, nunca estamos lo suficientemente solos como para maldecir a los cuatro vientos y correr desnudos alrededor del abismo. Teléfonos que suenan, mensajes de texto, internet, msn, blogs, paginas de citas (no salgo bien en las fotos-soy peor en persona), algo de porno previsible, las redes sociales del diablo, vos, tu traición y yo bajo el mar, con sensación de ahogo, pero sin ahogarme aún, retardando el estruendo pulmonar, sufriendo ¡Pero perfectamente conectado a tres megas!... ¿Solo? Si, claro... Me resigno a mi presencia corpórea y finalmente atiendo unas de las tantas llamadas: Me esperan no sé donde, para hacer no sé que... voy, voy con desgano, casi como dejando mi alma en la cueva y mandando a un robot con mi misma cara de estúpido para no levantar sospechas. Entro, sonrío, saludo en incoherencias, simulo, me manejo por imitación, lo hago bien pero estoy fingiendo [3] (copyright), me redoblo en esfuerzos para que todo termine de una buena vez: hablo-fumo-hablo-hablo-chiste malo-fumo-fumo-fumo-chau. ¿Traiciono de alguna manera a la gente que me quiere, actuando así? ¡Puf! Suena tan a telenovela... De vuelta en la calle, estoy algo “sedado” y el piso parece un helado desabrido de limón, transcurro con dificultad, tengo vergüenza de resbalarme, siento que camino raro, siento que me observan, siento el miedo en las rodillas, en los codos, en cada puta articulación, pero esta todo en mi cabeza y lo sé... Por suerte el trayecto fue corto, sufrido pero corto y ya estoy de regreso en el limbo para seguir suicidándome (mal)... Las nécoras [4] están esperándome, ahora bailan al ritmo de Led Zeppelin (“The Battle Of Evermore” [5]), se burlan de mi falta de pinzas y mi caminar hacia delante, yo intento escribir, se me hace difícil, quiero relatar la escena, intento-intento-intento-intento y en realidad no logro nada, las teclas esquivan mis dedos, me dejan mirando en estúpido trayecto, rezando plegarias al monitor liquido. Los giros de mi cráneo me llevan de una pantalla a otra, por Animal Planet veo como las cebras dejaron de ser vegan [6] y por fin se animaron a comerse un león; desde una distancia segura, un grupo de hienas observa y ríe nerviosamente. Puntos, comas, dos puntos, tres puntos, no se como usarlos, no soy buen escritor, repaso diez veces el mismo párrafo y no logro seguir. Al menos soy mejor que esto (-...Creo que empiezo a estar sobrio-), se que puedo saltar más alto (-Definitivamente ya estoy sobrio-), debería decir algo importante, algo trascendente, pero estoy detenido en un rincón mientras el tiempo corre normalmente, sin poder comentar, sin poder hacer nada, congelado, todos son torturados y no tengo sentimientos al respecto, la verdad que no. De cualquier modo, es algo que ya escribí antes. ¿Estoy repitiendo soluciones [7]? ¿Formulando las mismas preguntas? Soy un autito chocador dañado, golpeando y golpeando el muro de una vieja feria. Perdiendo el mismo mes de abril, de nuevo-de nuevo-de nuevo... El huracán sigue su curso, gotas que se hacen ríos lavan todo, todo es arrastrado por el viento, todo menos el sentimiento de haber tenido un lugar que ya no está y la esperanza en el eterno espiral que solo aplica más dolor. Pero que más da, que importa, quedan pocos valientes con paraguas de calidad y hay que ir redondeando, es muy largo y no lo va a querer leer ni Jesús, el más grande de los cangrejos, la estrella del circo. En efecto.



3libras





Notas a pie de página:


[1] "Sabés que tenés razón" (You Know You're Right ) es una de las pocas composiciones post In Utero de Kurt Cobain y el ultimo corte comercial de Nirvana, editado en el 2002, ocho años después de su muerte.
[2] Un ansiolítico es un fármaco con acción depresora del sistema nervioso central, destinado a disminuir o eliminar los síntomas de ansiedad.
[3] El tema de Sundgarden “Fell on black days” dice: -I'm only faking, when I get it right…- (“Solo estoy fingiendo cuando lo hago bien…”)
[4] Nécora: Sinónimo de cangrejo. Los cangrejos (rojos, concha dura, cinco pares de patas, dos pinzas) son crustáceos muy apreciados en la gastronomía. También están asociados al signo de cáncer.
[5] Led Zeppelin: Banda de rock popular de los setentas. “The battle of Evermore (La batalla eterna)” es un tema que pertenece a su disco Led Zeppelin IV, y recita: “Baila en la oscuridad de la noche, canta a la luz de la mañana.”
[6] “Vegan” termino ingles para denominar a los vegetarianos, es una contracción lingüística: VEG-etari-AN. En español, veganos: VEG-etari-ANOS.
[7] Rubén Fontana: diseñador gráfico argentino; profesor y conferencista internacional; creador y editor de la revista Tipográfica, en una entrevista dijo que dejó de crear y se dedico a la enseñanza porque se vio “repitiendo soluciones” en sus trabajos.


"I Have Two Pills in my Pocket" por 3libras

"Versus"

Posted on 23:30 by Tres Libras | 2 comentarios

“...Para nosotros, con vana esperanza...”



Rendido ante la noche como siempre, confundido con sus pasadizos y obstáculos, hundido en mil “tal vez”, vivo hasta el hartazgo, sumergido en lo que parecía ser una nueva repetición, un nuevo ciclo dentro del circulo que recorría la misma pesadilla, trascurriendo en eso, mientras pensaba otra vez en estar perdido, algo diferente sucedió... En un principio fue una sensación, luego una leve alucinación y finalmente se transformo en una sombra al pie de su cama...
-¿Quien crees que soy?
Le preguntó en clara y potente voz (“Le era un sonido familiar, algo ya oído. No sabía ciertamente donde ni cuando...”).
-¿Es una respuesta que debo conocer?
Replicó él algo sorprendido.
La aparición, caviló unos segundos, luego levantó su mirada y aseguró:
-Algunos lo pueden contestar fácilmente, pero no todos, te creí digno de responderme con seguridad “Sí”... Soy las páginas viejas y roídas de un libro muchas veces leído pero pocas comprendido, actos fallidos, un poco de esto y de aquello. Hoy he venido a visitarte...
No sintió miedo, hubiera sido obvio sentirlo, pero en su estado de hastío cualquier cambio en el transitar de las agujas lo aliviaba. Entonces dijo:
-¿Tiempo? Creo que es lo que me sobra, lo que me atormenta en su amplitud y me marea en sus remolinos. Si tu tarea hoy es acortarlo, cambiarlo o facilitarlo, me vas a ser útil, de lo contrario, podes desaparecer y dejarme nuevamente solo...
Se notaba la tristeza en sus palabras, hacía largo trecho que había dejado las mascaras que la ocultaban al igual que todo lo que poseía, solo le quedaba su propio (gris) reflejo y ahora el extraño visitante nocturno.
-¡Pero puedo ser lo que quieras!
Contestó la sombra con sonrisa cómplice...
-Esto (Y su figura se transformo en la mujer que tanto quiso y perdió.) -...O esto (Eran los ojos de su padre lo que le dejó ver...)
También se convirtió en lugares y sensaciones, le mostró vida, vida perdida, lo conocía muy bien...
Al contrario de espantarse o gritar, sintió curiosidad por todo el dolor (“El dolor es algo...”) que le podía propinar el recordar tan tangiblemente sus marcas. En completa practica masoquista, quiso ser testigo de su inocencia, su esperanza y todo lo que había dejado atrás. Miró con ojos de niño su primer amor y con adultez paseos por la plaza con su madre. Trató de corregir errores sin poder, solo era espectador, no participe. Tuvo la oportunidad de dialogar con viejos amigos y preguntarles por qué lo habían dejado, acarició cada una de sus mascotas muertas y se durmió en los brazos de su reina una última vez.... El espectro, complacido por ser tan bien recibido, no se negó a ninguna de sus peticiones y entre dialogo y dialogo le fue aliviando el camino sumergiéndolo más en los sueños (Siempre creía tomar cariño a cada persona que visitaba, después terminaba por olvidarlos y seguir.)...
-No somos más que recuerdos, vos y yo, caras de un mismo espejo roto que aún quiere reflejar impotentemente alivio y belleza.
Le dijo él, antes de perder conciencia real de las cosas y las distancias...
-Solo nos queda seguir así...
Le respondió el oscuro fantasma dejando ver su hoz...
La noche fue día, de vuelta noche y en una eterna elipse, juntos se quedaron recordando...
Supongo que así es la muerte.




3libras



"Tic-Tac [Visitante Nocturno]" por 3libras

"Laguna Creativa"

Posted on 6:57 by Tres Libras | 0 comentarios


"¿Quién serás esta noche en el oscuro
sueño, del otro lado de su muro?"

Jorge Luis Borges




Pienso qué escribir... Pienso y pienso... Mientras tanto, me entero que mi vecino de enfrente, Miguel, un viejo de setenta años largos, esta desahuciado por la diabetes y ya se volvió loco. La primavera se hace esperar y aunque el calendario diga que está cerca, yo la veo venir lento y sin ganas. Sigo en mi prorrogativa de escribir algo. (Siempre llega a la misma hora y yo se como recibirla...) La esposa de Miguel tiene Alzheimer y se olvida de darle de comer, el pobre viejo no lo nota y sigue perdiendo peso. (Sus manos son suaves y me llevan por camino seguro. Sigo esperando que llegue...) En mi intento por escribir dejo de lado todo, sabrán comprender la desesperación que da la laguna creativa. Miguel es internado en un asilo, la esposa ya no lo puede cuidar y sus hijos no se hacen cargo, mi padre vocifera: “¡Tanto para terminar así!”. (Sueño despierto mientras caminamos por cualquier lugar. Aún no llega...) Quiero expresarme pero sin saber qué expresar, se me hace difícil llegar al punto, me prendo otro cigarrillo mientras las noticias dicen que un tal Alejandro Torres entró a un bar y mató a todos los comensales, él era el dueño del lugar, su ex esposa estaba comiendo con su mejor amigo en la mesa contigua a la cocina. Le hacen una incisión en la pierna a Miguel, los doctores dicen que si no sangra, hay que amputar al menos una parte; su esposa no se va a enterar nunca. (Siento un golpe en la puerta y la alegría me llena, voy disparado a atender, pero solo era el viento, comienzo a preguntarme si en realidad espero a alguien...) Finalmente cortan la pierna del pobre viejo, la anestesia tuvo que ser parcial por sus problemas de corazón, los médicos comentaron luego que él gritaba: “¡Qué me están haciendo, no lo hagan por favor!”. Las enfermeras lloraron. Veo que la escritura me es esquiva, resignado dejo volar mi mente hacia el pasado... (Recuerdo que fue una noche como esta cuando me dijo que ya no seriamos uno, que era su hora de partir. Por dentro, grite lo mismo que el anciano...). Miguel sigue perdiendo partes de su pierna en manos de su enfermedad, su esposa ya no es consciente de la realidad, la primavera no llega al igual que mi creatividad (Ya no siento ganas de escribir de todos modos...), Alejandro Torres es condenado a cadena perpetua en una causa que fue catalogada como crimen pasional y el tiempo va sepultando todo sin hacer excepciones, todo se resume para que pueda ser asimilado más fácil, otro viejo con diabetes, otra vieja loca, otro escritor mediocre abandonado y el asesino del bar, todos anónimos, todos perdimos algo propio que no forma parte de la historia. Mientras, yo sigo esperando cada noche hasta que alguien me diga que ya no lo debo hacer (En realidad me espero a mí mismo, creo que me fui a pasear con ella...).



3libras

"...Y yo vengo a ofrecer mí corazón?" arte digital por 3libras

"T.E.P.T"

Posted on 14:34 by Tres Libras | 0 comentarios

Yo lloro debajo de mi nombre.
Yo agito pañuelos en la noche
y barcos sedientos de realidad
bailan conmigo.
Yo oculto clavos
para escarnecer a mis sueños enfermos.

Alejandra Pizarnik



“Esconderlo hasta el punto de no encontrarlo más...” Esa era la premisa, esa era la orden que su cerebro le repetía mientras seguía cavando, tenía que sacarse de encima el objeto de su dolor, pero: ¿Cómo esconder algo tan importante y luego olvidarse el donde? “Eso” (Así solía él llamarlo...) gritaba su nombre con una fuerza tal, que atravesaba los muros y las distancias. Un simple pozo en la tierra no ayudaría...

La idea cruzo su cabeza y ésta dejo de parecerle tan descabellada a medida que la pala se hundía una y otra vez (“ningún dolor es peor q este...” pensaba). Entonces fue cuando recordó un articulo que había leído sobre algo llamado “T. E. P. T (Trastorno por estrés postraumático)” una patología mental que sufren las personas expuestas a un acto violento, uno de los síntomas que podía presentar fue el que más lo esperanzo, se denominaba “Evasión” y consistía en que el enfermo no podía recordar hechos significativos del momento en que se produjo el trauma. En su locura, se sintió feliz porque ahora, su memoria, la que no lo dejaba tranquilo, le era útil para algo...

Una vez terminada su tarea, la primera de sus tareas, con un suspiro producto de la valentía que requería la acción, después de todo, se desprendía de algo que era muy suyo, dejó caer el objeto hacia las profundidades del abismo que él con su pala había creado y mientras este caía, vio parte de su espíritu precipitarse también
en la oscuridad...

Ahora solo le restaba olvidar aquel lugar infernal, el lugar que contenía la semilla de todo su martirio, busco focalizarse en el rencor para tener el impulso necesario, el siguiente paso iba a ser el más complicado. Tomó con fuerza la pala, la apunto a su cabeza y se dio un golpe tímido y poco efectivo, era de suponerse que la primera incursión no serviría.

Sin trauma aún, pero dolorido en su autoestima (Ya no se creía capaz de hacer nada bien...), sintió que algo se reía desde el pozo y se dio un segundo impacto mucho mas fuerte que el primero, la parte izquierda de su cuerpo perdió fuerza y sus oídos comenzaron a zumbar, sonrió por lo bajo y se alegró de ser diestro y poder seguir sosteniendo la pala...

Perdido en la inconsciencia, recordó momentos del pasado, momentos felices, vida cotidiana, una etapa de conexión con el mundo y las personas que solo aumentó su pena, tan lejos estaba ya de ese punto, del amor, del alivio, de él, en medio de su viaje sin retorno, todo, lo bueno y lo malo, parecía despedirse. Como atravesado por un rayo volvió en sí, con las pocas fuerzas que le quedaban se puso de rodillas, miro fijo el hueco en la tierra y balbuceó: “No me dejas más opción que odiarte...”, luego, se dispuso a terminar con lo que había empezado...
De los siguientes intentos, pocos dieron en el blanco, el mareo, la sangre que hacia patinar la pala y su parálisis, lo limitaban. Lloró con desesperación rogando poder terminar con eso de una vez (“Dio tanto, tanto, que ya le parecía suficiente...”) y luego de fallar varios disparos más, al fin lo logró, atinó perfectamente en su sien, sintió que la razón lo dejaba y sobrevino el desmayo, segundos antes, el alivio...

Fue encontrado desvanecido en un baldío por unos niños y llevado al hospital más cercano, padecía trauma cerebral grave con pérdida de masa encefálica. Nadie pudo explicar su recuperación, le habían diagnosticado un coma profundo e irreversible, por eso un residente en su ronda diaria se sorprendió al verlo abrir los ojos una mañana de abril meses después del suceso. Las únicas secuelas fueron físicas, el electroencefalograma mostraba actividades cognitivas normales. Se supuso que se trataba de una persona que había estado expuesta a una situación traumatizante y sufría algún tipo de trastorno por estrés, de ahí su decisión de intentar quitarse la vida de una manera tan violenta. Por eso, una vez estable y fuera de peligro fue derivado a un hospital mental. No pudieron hallar familiares ni conocidos, nada se pudo averiguar de él, solo lo que se encontró junto a su cuerpo: Una pala y una carta a medio enterrar dedicada a un tal Santiago, sin apellidos ni más descripciones. Nadie quiso leerla en su totalidad, tal vez por respeto o desinterés y decidieron dejarla dentro de un cajón en su habitación, un cajón lejano a sus posibilidades (solo podía mover su cabeza y decir algunas palabras sin sentido...). Hoy, según informes de auxiliares del nosocomio, se reusa a tomar los medicamentos y a cualquier intento de rehabilitación para mejorar su calidad de vida, sigue sentado día tras día mirando pensativo la cajonera junto a su cama, como si algo lo atormentara, como si hubiera dejado alguna cosa a medio concluir. Al pie de la nota encontrada, descansando sobre una firma, (Según cuentan las enfermeras del hospital) se podía leer la frase:
-“A veces no alcanza...”
-.



3libras




"Remolinos: Construcción simple con una escalera caracol y un cerebro" por 3libras

Alejandra Pizarnik

Posted on 23:18 by Tres Libras | 0 comentarios

...alguien que sabia muy bien lo que
era escribir desde el infierno.


Alejandra Pizarnik
es una poeta nacida en Argentina el 29 de abril de 1936. Estudió filosofía y letras en la Universidad de Buenos Aires y, mas tarde, pintura con Juan Batlle Planas.
Vivió en París entre 1960 y 1964, allí estudió Literatura Francesa en La Soborna y trabajó en el campo literario colaborando en varios diarios y revistas con sus poemas y traducciones de Artaud y Cesairé, entre otros.
Cuando regresó a Buenos Aires publicó sus obras más importantes: "Los trabajos y la noches"; "Extracción de la piedra de la locura" y "El infierno musical". En 1968 obtuvo
la beca Guggenheim y viajó brevemente a Nueva York y París.
Atravesó recluida sus últimos años de vida a causa de sus continuas depresiones, sus tentativas de suicidio la llevaron a estar internada 5 meses en el hospital Pirovano en 1972. Finalmente el 25 de septiembre del mismo año, luego de obtener un permiso para pasar en un fin de semana en su casa, termino con su vida mediante una sobredosis de seconal sódico.
Su obra literaria completa es la siguiente: Siete libros de poemas: La tierra más ajena (1955); La última inocencia (1956); Las aventuras perdidas (1958); Árbol de Diana (1962); Los trabajos y las noches (1965); Extracción de la piedra de locura (1968) y El infierno musical (1971); más un libro en prosa: La Condesa Sangrienta (1966 y 1971).
Es una de las voces más representativas de la generación del sesenta y está considerada como una de las poetas líricas y surrealistas más importantes de Argentina.

Alejandra Pizarnik | 1936-1972


A continuación les dejo algunos de sus poemas:

Sous la nuit

Los ausentes soplan grismente y la noche es densa.
La noche tiene el color de los párpados del muerto.

Huyo toda la noche, encauzo la persecución y la fuga, canto un
canto para mis males, pájaros negros sobre mortajas negras.

Grito mentalmente, me confino, me alejo de la mano crispada,
no quiero saber otra cosa que este clamor, este resolar en la noche,
esta errancia, este no hallarse.

Toda la noche hago la noche.


Toda la noche me abandonas lentamente como el agua cae
lentamente. Toda la noche escribo para buscar a quien me busca.

Palabra por palabra yo escribo la noche.


De "Textos de sombra y últimos poemas" 1982




La Jaula


Afuera hay sol.
No es más que un sol
pero los hombres lo miran
y después cantan.

Yo no sé del sol.
Yo sé la melodía del ángel
y el sermón caliente
del último viento.
Sé gritar hasta el alba
cuando la muerte se posa desnuda
en mi sombra.

Yo lloro debajo de mi nombre.
Yo agito pañuelos en la noche y barcos sedientos de realidad
bailan conmigo.
Yo oculto clavos
para escarnecer a mis sueños enfermos.

Afuera hay sol.
Yo me visto de cenizas.


De "Las aventuras perdidas" 1958



Exilio

Esta manía de saberme ángel,
sin edad,
sin muerte en qué vivirme,
sin piedad por mi nombre
ni por mis huesos que lloran vagando.

¿Y quién no tiene un amor?
¿Y quién no goza entre amapolas?
¿Y quién no posee un fuego, una muerte,
un miedo, algo horrible,
aunque fuere con plumas
aunque fuere con sonrisas?

Siniestro delirio amar una sombra.
La sombra no muere.
Y mi amor
sólo abraza a lo que fluye
como lava del infierno:
una logia callada,
fantasmas en dulce erección,
sacerdotes de espuma,
y sobre todo ángeles,
ámgeles bellos como cuchillos
que se elevan en la noche
y devastan la esperanza.


De "Las aventuras perdidas" 1958



Bueno, eso es todo, si quieren leer más de Alenjandra, visiten este lugar... Nos estamos leyendo, me despido diciendo al igual que ella que: "El centro del centro es la ausencia..."


3libras