DISTANCIA

Posted on 13:56 by Tres Libras | 0 comentarios

En el nido de los cuervos,
la cabeza trepanada:
El Lobo aúlla,
le temen los barrotes de su jaula.
Encendido canto la canción de que ya no estoy solo
(mis criaturas gritan silencios con saña,
silencios de espacios vacíos,
con saña, me muestran el espacio vacío.)
Mataría por tocar (y acallarlas) la ausencia de la ausencia
que está en esa estrella lejana;
tengo el cuerpo partido al medio:
Uno acá (como siempre)
otro en su fuego que solo a mí no me quema,
en su tibio,
tibio.
El Lobo aúlla enojo,
se encrespan los barrotes;
cuánto más,
cuánto más,
cuánto más...
¿cuánto más lo podrán contener?
Pagará,
pagará el Alma por su par:
Nada concluye sin un efecto.
En el nido de los cuervos,
cavidades encostradas,
húmedas, pútridas,
y manías de animal maltratado
luchan por volver a salir;
mientras el día (ajeno) danza sus costumbres,
la noche (como cuchillo) danza sus costumbres:
Ellos apelan a una distracción
que no me fue dada;
ellos y solo ellos,
para ellos y por ellos,
solo ellos.
La tierra gime en la herrumbre,
en el óxido del frío metal,
en la vejez prematura;
ustedes no son mis hermanos,
ustedes no buscan,
su mundo ya no es virgen,
penetrado en la impura comodidad de los carteles:
gime,
le gusta pero no;
le gusta:
gime.
Camino ese llano que no es mío,
camino, camino,
camino;
con los pies jamás llegaré a mi estrella límpida,
...y enloquezco:


La jaula ya no da más.




#3libras



Imagen: "SadSonata" by Kinga

"Y a mí,... ¿quién me lo explica?"

Posted on 4:38 by Tres Libras | 0 comentarios

...A los Mensajeros no reconocidos.



El vaso cae y la gota rebalsa
golpea la mesa y se apura por los bordes
siente el piso
sus grietas
adentra en sus cavidades
y continúa bajando
se mezcla a tierra
se depura en mineral
vuelve al foso
e intenta atinar a un nuevo recipiente
otra vez.
Fue mar
fue río
fue lago
charco
nube
alivio del Sol
vapor
precipitó
fue alimento
fue
regresó;
pero siempre está cayendo
otra vez
derrapar es su destino inevitable
afortunados los árboles que ayuda a elevarse
afortunados los sedientos quienes empuja a caminar más lejos
y los paisajes que baña de cuerpos de montaña de azul.
Poco es su tiempo de partículas que atraviesan el todo
poco es su júbilo de volar sin sentir las cosas
poco, y repentino vuelve el destino
irreprochado'
ineludido'
aceptado
por su naturaleza, de volcar.
No hay quejas
algunos crecen, otros se tumban para que sobre ellos crezcan;
una pieza más del engranaje universal
poco especial
o especial según los caminos
y sus quienes
la conveniencia
y las convergencias.
En condena para liberar
puede que sea horrendo
o no
pero nada dirá.
El lenguaje condena al reproche
a la introspección para nadie
círculos y círculos
en una orilla siempre bañada borrándolos
lo sé
ella lo sabe, nada dirá;
yo, indiscreto de locura
y aunque sea inútil hacerlo...
Digo:

gota soy. 


#3libras