Alejandra Pizarnik

Posted on 23:18 by Tres Libras | 0 comentarios

...alguien que sabia muy bien lo que
era escribir desde el infierno.


Alejandra Pizarnik
es una poeta nacida en Argentina el 29 de abril de 1936. Estudió filosofía y letras en la Universidad de Buenos Aires y, mas tarde, pintura con Juan Batlle Planas.
Vivió en París entre 1960 y 1964, allí estudió Literatura Francesa en La Soborna y trabajó en el campo literario colaborando en varios diarios y revistas con sus poemas y traducciones de Artaud y Cesairé, entre otros.
Cuando regresó a Buenos Aires publicó sus obras más importantes: "Los trabajos y la noches"; "Extracción de la piedra de la locura" y "El infierno musical". En 1968 obtuvo
la beca Guggenheim y viajó brevemente a Nueva York y París.
Atravesó recluida sus últimos años de vida a causa de sus continuas depresiones, sus tentativas de suicidio la llevaron a estar internada 5 meses en el hospital Pirovano en 1972. Finalmente el 25 de septiembre del mismo año, luego de obtener un permiso para pasar en un fin de semana en su casa, termino con su vida mediante una sobredosis de seconal sódico.
Su obra literaria completa es la siguiente: Siete libros de poemas: La tierra más ajena (1955); La última inocencia (1956); Las aventuras perdidas (1958); Árbol de Diana (1962); Los trabajos y las noches (1965); Extracción de la piedra de locura (1968) y El infierno musical (1971); más un libro en prosa: La Condesa Sangrienta (1966 y 1971).
Es una de las voces más representativas de la generación del sesenta y está considerada como una de las poetas líricas y surrealistas más importantes de Argentina.

Alejandra Pizarnik | 1936-1972


A continuación les dejo algunos de sus poemas:

Sous la nuit

Los ausentes soplan grismente y la noche es densa.
La noche tiene el color de los párpados del muerto.

Huyo toda la noche, encauzo la persecución y la fuga, canto un
canto para mis males, pájaros negros sobre mortajas negras.

Grito mentalmente, me confino, me alejo de la mano crispada,
no quiero saber otra cosa que este clamor, este resolar en la noche,
esta errancia, este no hallarse.

Toda la noche hago la noche.


Toda la noche me abandonas lentamente como el agua cae
lentamente. Toda la noche escribo para buscar a quien me busca.

Palabra por palabra yo escribo la noche.


De "Textos de sombra y últimos poemas" 1982




La Jaula


Afuera hay sol.
No es más que un sol
pero los hombres lo miran
y después cantan.

Yo no sé del sol.
Yo sé la melodía del ángel
y el sermón caliente
del último viento.
Sé gritar hasta el alba
cuando la muerte se posa desnuda
en mi sombra.

Yo lloro debajo de mi nombre.
Yo agito pañuelos en la noche y barcos sedientos de realidad
bailan conmigo.
Yo oculto clavos
para escarnecer a mis sueños enfermos.

Afuera hay sol.
Yo me visto de cenizas.


De "Las aventuras perdidas" 1958



Exilio

Esta manía de saberme ángel,
sin edad,
sin muerte en qué vivirme,
sin piedad por mi nombre
ni por mis huesos que lloran vagando.

¿Y quién no tiene un amor?
¿Y quién no goza entre amapolas?
¿Y quién no posee un fuego, una muerte,
un miedo, algo horrible,
aunque fuere con plumas
aunque fuere con sonrisas?

Siniestro delirio amar una sombra.
La sombra no muere.
Y mi amor
sólo abraza a lo que fluye
como lava del infierno:
una logia callada,
fantasmas en dulce erección,
sacerdotes de espuma,
y sobre todo ángeles,
ámgeles bellos como cuchillos
que se elevan en la noche
y devastan la esperanza.


De "Las aventuras perdidas" 1958



Bueno, eso es todo, si quieren leer más de Alenjandra, visiten este lugar... Nos estamos leyendo, me despido diciendo al igual que ella que: "El centro del centro es la ausencia..."


3libras